miércoles, 6 de marzo de 2019

Reseña #166 'Saltaré las olas'


Imogen necesita alejarse de la persona que ha roto su corazón y de una familia que piensa que no es capaz de cuidarse por sí sola, desea comenzar de cero. El problema es que no sabe cómo hacerlo porque se ha dado cuenta de que en verdad no se conoce a sí misma. 

Por ello, su mejor amiga lo organizará todo para llevarla consigo hasta Irlanda, donde le espera su primer puesto de trabajo en una residencia clínica como enfermera y una habitación de alquiler en una preciosa cottage a los pies de los acantilados de Howth, que compartirá con un joven pescador.


Tengo que reconocer que esta autora me tiene simplemente fascinada. No se si recordáis la reseña de Soundtrack, si no la habéis leído os la dejaré por aquí. Sinceramente ese libro dejó mis expectativas altísimas, y creo que por eso temía leer 'Saltaré las olas', pero sin duda es una novela que me ha hecho emocionarme casi tanto como la primera. 

Saltaré las olas es sin duda una lectura juvenil muy fluida, y también muy pero que muy divertida. Tiene un claro reclamo feminista, que su protagonista, Imogen, grita sutilmente a los cuatro viente. Y es que, a pesar de que todos creen que es una chica frágil, que necesita a alguien que la cuide, demuestra sin lugar a dudas que es muy capaz de valerse por si misma. De sentirse orgullosa por las cosas que logra por si misma, y también de regañarse cuando debe hacerlo. Es una de las mejores protagonistas que he leído en mucho tiempo. Tiene ese aire de empoderamiento, pero sin ser tediosa.

La historia avanza un poco lenta al principio, pero dado que hay tantas situaciones nuevas, y tanto escenarios geniales, no sientes que se haga empalagosa o lenta. Personalmente, si que he notado que, para mi gusto, le faltaba un pelín de acción en esa introducción. Aún así, no te aburres, vas descubriendo el lugar con Imogen, y también aprendes a la vez que lo hace ella. 

A partir de la página cien o ciento veinte, cuando el increíble y sexy Liam nos revela su historia, es cuando me he quedado super enganchada y ha sido un 'no puedo parar hasta terminarlo'. Ahí ha empezado mi momento de locura entre 'ahora lloro pero ahora me salta con algo gracioso y me hace reir cuando aun tengo lágrimas en los ojos'. Pero sin lugar a dudas, lo apoteósico de esta novela es el final. 

Ese final que es como ¡BUM! LA BOMBA DE IROSHIMA. No sabía en la piel de quien ponerme, si en la de Liam, en la de Imogen, o en la de... ese tercer personaje que me sorprende y que me deja muerta. Y es que si algo tiene esta autora es su talento para que te sientas dentro de los personajes, viviendo su historia, hasta que terminas por sentirte casi tan abrumada como ellos. 

Desde el corazón os digo que si os gustan las historias de amor, e incluso si no os gustan, debéis darle una oportunidad. Por mi parte, estoy deseando devorar la siguiente novela de Elena Castillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Hola mundis!! Es un placer leer vuestras opiniones, comentarios, ideas, sugerencias y cosas bonitas que tengáis que decirme. Pero recordad siempre, respeto y buenas palabras. Un abrazo.