miércoles, 8 de noviembre de 2017

Mentiras en la red, un espejismo

Hola chicos!! 

Ya sabéis (y si no os lo digo ahora) que en un par de semanas, a partir del 21 de Noviembre hasta el 24 tengo exámenes. Pero como me suele pasar, siempre tengo ganas de hacer algo cuando no tengo tiempo o estoy colapsada por otras cosas, así que aquí estoy; y aunque ahora mismo no pueda pasarme por vuestros blogs para leer y comentar vuestras entradas, lo haré en cuanto termine esta tortura. 

Pero no es de mis exámenes de los que venía a hablaros. Sino de algo que he visto en un programa de televisión mientras comía. Seguro que todos conocéis el famoso programa 'mentiras en la red', que ahora se emite en Dkiss (en España). De vez en cuando lo veo, pues suele ser de parejas que quieren descubrir si su cibernovix son reales, y me parece entretenido. Pero la historia de hoy era completamente distinta y me ha calado muy hondo. 



La cosa es, que una niña de trece años vive alejada del pueblo, a la entrada del bosque. Su padre es policía y muchas veces tiene que hacer turnos hasta altas horas; su hermano va a la universidad y apenas pasa por casa. Así pues, su padre decide ponerle Internet a la niña para que pueda hablar con sus amigos aunque sea a través de la pantalla y no se sienta tan sola. 

Como suele pasar a esa edad, conoce a un chico. Habla mucho con él, le parece super interesante porque es mayor que ella por unos pocos años, y se convierte en poco tiempo en su mejor amigo. Llega a darle incluso su teléfono y a tener largas conversaciones con él también por este medio. Cuando su padre se entera de que el susodicho tiene dieciocho años, le prohíbe hablar con él, pero obviamente, como cualquier preadolescente, no le hace demasiado caso. 

Aún así la joven se pone a buscar chicos de su edad, y conoce a uno de catorce años del que se enamora locamente (esos enamoramiento de la primera semana de conocerse), y con el que empieza a salir virtualmente poco después. A pesar de esto, la niña sigue hablando con el chico de dieciocho años, el cual 'se alegra mucho de que haya encontrado a alguien y sea feliz'. 


Un día como otro cualquiera, la chica se despidió de sus dos mejores amigas en la escuela y volvió a su casa. Hizo sus cosas, sus deberes, y encendió una vez mas la pantalla del ordenador para hablar con su cibernovio, y esa fue la última vez que encendió una pantalla. El supuesto super amigo, de dieciocho años, era en realidad un violador y asesino de cuarenta y siete al que le había dado su dirección para poder mandarse fotos por correo. Se la llevó a un almacén y la violó antes de matarla y pegarse él un tiro. 

Y os preguntaréis ¿porque te afecta tanto esto? lo vemos todos los días. Porque yo he sido una de esas adolescentes, algo mayor que esta niña pero no mucho, que también ha dado su dirección a desconocidos de Internet. Porque yo podría haber sido esta chica. Porque yo también tuve una época en la que me encerré con mis ciberamigos y cibernovios. Porque me siento tan identificada que me asusta y me duele a la vez. 



Los niños, e incluso los adolescente son muy ingenuos. Por eso desde aquí pido a los padres que sean ellos los que los vigilen. Que se ocupen de poner un control parental a sus hijos que prohíba entrar en chats y que les permita ver con quien hablan y se relacionan. Porque si este padre lo hubiese hecho, tal vez esa niña ahora sería una adulta feliz.

5 comentarios:

  1. A mí me da lástima ver a niños menores de 10 años con móvil y con sus respectivas redes sociales. Incluso niños de 2/3 años que sus padres se ríen porque ha aprendido el patrón del móvil. Es que no son conscientes del peligro que esconden las redes sociales. Y la culpa es de los padres. No sólo por no educar para que sepan los riesgos que conlleva estos sitios. Sino por permitirles tener una segunda vida en internet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! Internet puede ser muy bueno pero hay que saber darle un buen uso, y un crio con esta edad no sabe hacerlo.

      Eliminar
  2. ¡Holaaa! Me gusta que trates temas así porque no se habla mucho en la sociedad de hoy y pasa completamente. Creo que yo también he caido en cosas parecidas dentro del internet, y es que cuando uno es más pequeño es ingenuo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por eso los que hemos pasado por situaciones difíciles o peligrosas por Internet debemos advertir al resto y tratar de evitarlo.

      Eliminar
  3. Es muy fuerte.... ya te platiqué aquella vez de la chica que se fue a otro país en avión buscando al tipo. Por fortuna solo tuvo que pedir ayuda para volver a casa, pero sí, desgraciadamente en estos días existe mucha facilidad para la gente mala y es una obligación de los padres estar al pendiente de los hijos. Siento que este señor no se diera abasto :( Lo intentó y fracasó, pero lo grave es que sigan existiendo personas que buscan hacer daño.
    Por fortuna desde pequeña yo tuve a mis padres pegados a mí. De hecho era mi madre la que estaba conmigo cuando estaba en salas de chat (cuando solo existía eso), leyendo mis conversaciones, aun cuando eran salas de chat infantil.
    Pero bueno :3 Un besito.

    ResponderEliminar

¡¡Hola mundis!! Es un placer leer vuestras opiniones, comentarios, ideas, sugerencias y cosas bonitas que tengáis que decirme. Pero recordad siempre, respeto y buenas palabras. Un abrazo.