Entrada destacada

STOP! EXAMENES!

Hola mundis!! Como ya sabéis (en realidad no jajajaja) el 15 de Mayo empiezo los exámenes, así que toca hincar los codos como si no hubi...

miércoles, 5 de abril de 2017

Crítica 'Por 13 Razones'



Clay Jensen es un adolescente como cualquier otro. Un día, llega a su casa una misteriosa caja de zapatos para él que carece de remitente. Intrigado, decide abrirla y se encuentra con una serie de cintas de cassette, al parecer grabadas por Hannah Barker, una compañera de clase que se suicidó dos semanas antes. 

Hannah escogió a 13 compañeros para contarles su historia, aquellos 13 a los que culpa de lo que pasó. Gracias a unas instrucciones que dejó en la caja, las cintas deberían llegar a todos ellos para que escucharan una verdad que ninguno quiere oir: las trece razones por las que decidió quitarse la vida.

Mi mas humilde opinión:

Hoy os traigo, para variar, una crítica; pero no una crítica de cine como estáis acostumbrados, sino de una serie que está siendo el gran éxito de Netflix. Se estrenó el pasado viernes y, obviamente, después de haber leído el libro estaba deseando empezar a verla. Así que me puse a ello y no pude parar hasta que el domingo a las dos de la madrugada digerí el último capítulo. 

Lo primero que tengo que decir es que la serie me ha gustado mucho mas que el libro ¡que raro! Siempre nos quejamos de que cambian, o todavía mas, de que se dejan cosas en el tintero. Pues en esta serie es todo lo contrario. No vemos la situación desde los ojos de Hanna o Clay, sino que podemos saber lo que sienten y como sufren cada uno de los personajes del entorno de Hanna. No solo los trece de las cintas, también profesores y padres. 

Voy a empezar hablando de Hanna, nuestra protagonista. Como dice en el resumen de la serie es una chica de diecisiete años que se suicida, ahora bien, no le basta con arruinar la vida de sus padres sino que además decide vengarse y torturar a aquellos que según ella le hicieron cosas tan horribles como para llevarla al suicidio. 

Ahora abramos un debate ¿que se puede considerar bullyng en el instituto?¿Donde está la fina línea entre una broma y un ataque? Bien, voy a hablaros de algunas de las situaciones que me parecen motivos ridículos para suicidarse. Por ejemplo, que pasen una lista donde dicen que tienes el mejor culo de la clase ¿en serio Hanna, un drama por eso? La chica a la que juzgaron por tener mejores labios se sintió alagada y los resaltó con un bonito labial. 

Es cierto que a nuestra protagonista parece que nada le sale bien, cuando se quiere hechar un amigo le sale rana, pero como dice Clay en una de las escenas 'solo son cuatro años', y exceptuando lo que le sucedió en la cinta número doce, el resto de situaciones son cosas de instituto que les pasa a todo el mundo, cosas que la mayoría de adolescentes no se toman tan en serio y aunque las recuerdas de forma agridulce no son ni de lejos motivos para suicidarte. 


Dicho esto, pasemos a hablar de las cintas que grabó hablando de los motivos que la llevaron al suicidio, o mas bien podríamos decir de las trece personas que la llevaron al suicidio. 

En primer lugar, aunque está en una de las últimas cintas, voy a hablar de Clay. El pobre chico casi se vuelve loco con todo lo que descubre en las cintas ¿y todo para que? para que al llegar a la suya se sienta destrozado por hacer exactamente lo que la protagonista le pedía ¡menudo abuso por parte de Hanna incluirlo en las cintas! Si ya me pareció estúpido en el libro, en la pequeña pantalla, viéndolo sufrir, incluso casi seguir los pasos de la chica, le habría dado dos leches a Hanna de seguir viva. 

Con lo que respecta al resto de chicos, solo voy a nombrar a tres. Uno porque sentí mucha empatia hacia él y me pareció el mas sensato de todos, otro por ser el único que realmente merecía estar en esas cintas y el tercero por la entereza con la que cargó sobre sus hombros con un asunto que ni siquiera le concernía. 


La primera impresión que tuve de Alex fue 'este chico es gay si o si', mas que nada por su aspecto, el cual me encanta. Pero empieza a salir con otra de las chicas, y ahí es cuando nuestra protagonista empieza a victimizarse. Y sí, es Alex el que crea la lista de 'lo mejor y lo peor de la clase' y pone a Hanna como mejor culo ¿realmente es para tanto? El chico solo lo hizo como una broma, un juego estúpido. 

En la serie vemos como él es el que mas lamenta haber sido una de las razones por las que su amiga se suicidó, tanto que lloré con su final. Me pareció super injusto y de verdad que odie mucho a Hanna por el daño que le hizo a Alex cuando lo único que el intentaba al principio, al distanciarse, al irse con los chicos, era encajar. 

En los últimos capítulos vemos como todo el tema de las cintas lo ha destrozado por completo, lo realmente arrepentido y lo poco que pensó en las consecuencias de sus acciones ¿pero quien piensa en eso en la adolescencia? Haces cosa sin pretender hacer daño todo el tiempo, sin imaginarte como puedan llegar a afectar a los demás, así es la vida, así es el instituto y de nuevo 'son solo cuatro años'. 


Alguien que si merece todo mi odio y repulsión es Bryce. El típico niño rico de papá que sabe que puede hacer lo que le de la real gana porque sus padres podrán taparlo con su enorme fortuna. 

Es el capitán del equipo de baloncesto del instituto y se cree el dios del sexo, un adonis con el que cualquier chica querría estar, y así es como justifica las repulsivas acciones que tiene hacia Hanna y otra de las chicas de las cintas. Me parece todo un cerdo que debería pudrirse en la cárcel. 

Me agradó mucho algo que no recuerdo si estaba en el libro, y es como Clay logra destapar la verdad sobre este tipo a pesar de la paliza que le cuesta. Realmente, aunque no le encuentro mucho sentido a una segunda temporada a la serie, me gustaría que la hicieran solo por saber si se llega a escuchar la cinta donde Clay tiene grabada la confesión de Bryce y lo que sucede con él cuando la policía la escuche. 


Para terminar de hablar sobre los personajes, no podía dejarme a Tony. Es sin duda alguna el que mas quería a Hanna.

Tony no tenía ninguna obligación de hacer lo que ella le pidió, pero aún así, después de lo que vio... se sintió de alguna manera obligado a hacerlo, cargando sobre su espalda el peso de una muerte en la que el no tuvo nada que ver. 

De nuevo volvemos a Hanna, me parece que, ya que le encomendó a él esta tarea, como mínimo unas palabras de agradecimiento habrían estado bien. 
Cuando está asolas con Clay en esa montaña y le confiesa porque es el encargado de las cintas, cuando le dice que necesitaba contárselo a alguien... creo que fue el momento mas emotivo de toda la serie. 

Pasemos a hablar de los actores, y es que de estos hay poco que decir ¡Son todos espectaculares! Han sabido meterse perfectamente en sus personajes, y a pesar de que físicamente hay algunos que no me encajaban, conforme avanzaban los capítulos sentía que realmente eran ellos. 

Los escenarios también están muy bien escogidos. Me agrada el instituto, las casas, las calles... todo era muy parecido a como me lo había imaginado. 

Y por fin para terminar tengo que mencionar una escena, no os diré cual, solo que es la última escena de Hanna. ¡Dios que realismo! He visto muchos suicidios de esta manera pero nunca habían logrado que fuese tan realista... incluso tuve que apartar la mirada. 

Puntuación:
10/10

3 comentarios:

  1. Yo ando viendola y me está encantando. Que gwnial! No me acuerdo del libro , no mucho, pero la serie anda que no engancha!

    ResponderEliminar
  2. La tengo que ver, pero no sé si leerme antes el libro o hacerlo después... No creo que aguante mucho más sin verla jaja.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!
    Pienso que podría leer el libro pero de ver la serie no, soy bastante vaga para verlas y si sé que voy a sufrir pues menos que menos, paso. Pero como dije, quizás al libro le de la oportunidad, veremos. Besos.

    ResponderEliminar

¡¡Hola mundis!! Es un placer leer vuestras opiniones, comentarios, ideas, sugerencias y cosas bonitas que tengáis que decirme. Pero recordad siempre, respeto y buenas palabras. Un abrazo.