martes, 25 de septiembre de 2012

Lo que voy a estar reseñando...


Al terminar Monster High, se ha quedado un vacio bastante importante en mi biblioteca asi que he decidido retomar uno de esos libros que no fui capaz de terminar (ahora mismo no recuerdo el motivo) y que sinceramente lo compré atraida por la portada y por sus protagonistas, seres de mi misma estirpe, brujos.



Sinopis:

Nastasya nació hace casi cuatro siglos y medio y, sin embargo, su apariencia es la de una chica de dieciocho. No es la única: Nasty pertenece al grupo de los inmortales, unos seres que no se diferencian apenas de los humanos salvo en el hecho de que no se mueren con tanta facilidad (bueno, y en que tienen ciertos poderes mágicos). Una experiencia traumática en la infancia de Nastasya provoca que se pase los siguientes cuatrocientos años tratando de enterrar sus recuerdos bajo una coraza de diversión, egoísmo y frivolidad. Pero todo esto llega a su fin cuando, una noche, Nastasya se da cuenta realmente de la oscuridad que la rodea. La única forma de escapar de ella es refugiarse en una granja para inmortales descarriados; pero ni siquiera encerrándose en ese lugar remoto podrá Nasty huir de su destino... o del amor.



Sinopsis:

El repentino asesinato de su mejor amigo y el descubrimiento de un misterioso y aterrador libro cambiarán por completo la vida de Gabriel. En pocas horas se encuentra atrapado en un infierno de persecuciones, textos cifrados, enclaves secretos y conspiraciones bíblicas. Los problemas no harán más que empeorar cuando Gabriel se da cuenta de que el diablo está detrás de todo esto.

1 comentario:

  1. baba:3 yo lei el de el apendice de dios...es muy bueno y interesante....creo que buscare el de amor inmortal suena interesante...me gustaria que participaras en mi reto historia...
    http://dayfananimes.blogspot.com/2012/09/retomi-historia.html

    saludos y muchos wawa^-^

    ResponderEliminar

¡¡Hola mundis!! Es un placer leer vuestras opiniones, comentarios, ideas, sugerencias y cosas bonitas que tengáis que decirme. Pero recordad siempre, respeto y buenas palabras. Un abrazo.